Qué Hizo Ignacio Zaragoza En La Batalla De Puebla?

Qué Hizo Ignacio Zaragoza En La Batalla De Puebla

(Ignacio Zaragoza Seguin; Bahía del Espíritu Santo, Texas, 1829 – Puebla, 1862) Militar mexicano. De ideas progresistas, luchó contra la dictadura de Santa Anna y apoyó a Benito Juárez durante la Guerra de Reforma (1858-1860), contribuyendo decisivamente a la victoria final de los liberales. Ignacio Zaragoza Ignacio Zaragoza estudió en Matamoros y en el seminario de Monterrey. Hijo de un militar, su vocación castrense se manifestó ya en la adolescencia: a los diecisiete años quiso alistarse en el ejército para participar en la Guerra Mexicano-Estadounidense (1846-1848), pero su solicitud fue rechazada. Durante algunos años se dedicó al comercio en Monterrey; en 1853 ingresó, con el grado de sargento primero, en la recién creada Guardia Nacional de Nuevo León.

Dos años después, en los inicios de la invasión francesa de México, obtuvo una brillante victoria en la batalla de Puebla (5 de mayo de 1862), por la que es honrado como héroe nacional; lamentablemente, una enfermedad puso fin a su vida pocos meses después, a los treinta y tres años de edad.

Desde la proclamación de la independencia, la vida política del país se había desarrollado a la sombra del general Antonio López de Santa Anna , que inició ese mismo año el que sería su último mandato presidencial (1853-1855). Una de sus disposiciones fue incorporar las guardias nacionales al ejército regular; a causa de este cambio, Zaragoza fue promovido a capitán y destinado a Tamaulipas.

Ya en sus mandatos anteriores (había sido presidente en diez ocasiones), Santa Anna se había significado en lo político por su talante arribista y conservador; en este último periodo, sin embargo, su autoritarismo llegó a extremos del todo inaceptables: se hizo llamar Su Alteza Serenísima y se autoproclamó presidente vitalicio por decreto.

Liberal convencido, Ignacio Zaragoza apoyó la Revolución de Ayutla (1854), levantamiento que aunó a las fuerzas progresistas contra la dictadura de Santa Anna; participó en la toma de Saltillo en 1855 y, ya ascendido a coronel, en la defensa de Monterrey.

El triunfo de la Revolución de Ayutla elevó a la presidencia al liberal Ignacio Comonfort (1855-1857), pero la promulgación de la Constitución de 1857 desató una reacción conservadora que condujo a la caída de Comonfort y a la llamada Guerra de Reforma (1858-1860), conflicto civil que enfrentó abiertamente a liberales y conservadores.

Cuando el presidente Comonfort fue derrocado, Zaragoza se hallaba en la ciudad de México y, fiel a sus principios, emprendió la defensa de la Constitución de 1857. Marchó al norte para unirse a Santiago Vidaurri, y cuando José Silvestre Aramberri fue nombrado nuevo gobernador, Zaragoza se apoderó de Monterrey (1859).

Durante la Guerra de Reforma, los ejércitos liberales de Ignacio Zaragoza y de José López Uraga tuvieron como objetivo tomar Guadalajara; la sitiaron por primera vez en mayo de 1860. Durante la batalla cayó herido López Uraga y su puesto fue ocupado por Zaragoza, aunque tuvieron que retirarse ante la proximidad de las fuerzas de Miguel Miramón.

Tras detener a los conservadores en el camino a Manzanillo, Zaragoza se unió a las fuerzas de Jesús González Ortega. Ambos ejércitos se dirigieron de nuevo a Guadalajara; en Silao se enfrentaron con el de Miramón, al que lograron diezmar. Sitiaron la ciudad de Guadalajara, que estaba en manos del general Leonardo Márquez, y la tomaron en octubre de 1860.

  • Zaragoza fue ascendido a general y marchó junto con González Ortega hacia Calpulalpan, donde obtuvieron una sonada victoria que supuso prácticamente el fin de la Guerra de Reforma, que concluía así con el triunfo de los liberales;

El nuevo presidente, Benito Juárez , nombró a Zaragoza ministro de Guerra y Marina en 1861. Ese mismo año Juárez hubo de suspender el pago de la deuda externa; la guerra había dejado exangües las ya maltrechas arcas públicas. El impago sirvió de pretexto para la Segunda intervención francesa en México (1862-1867).

En diciembre de 1861, Zaragoza renunció a su cargo para participar en la guerra contra los franceses al frente del recién formado ejército de Oriente. Ignacio Zaragoza se enfrentó a los invasores en las cumbres de Acultzingo; después los esperó en Puebla, en los cuarteles de los fuertes de Loreto y Guadalupe.

El 5 de mayo de 1862 obtuvo la más famosa de sus victorias, la de la batalla de Puebla, por la que sería declarado benemérito de la patria. En ella, tras rechazar a los invasores tres veces y lanzar a la caballería al remate, derrotó a las fuerzas del conde de Lorencez, obligando a los franceses a retirarse.

  1. Zaragoza se trasladó rápidamente a la ciudad de México y volvió luego a Puebla, donde murió repentinamente de una fiebre tifoidea el 8 de septiembre, con sólo treinta y tres años;
  2. El presidente Juárez dispuso que la ciudad de Puebla pasara a llamarse Puebla de Zaragoza en su honor;

Cmo citar este artculo: Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. « ». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en [fecha de acceso: ]. Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información.

¿Qué fue lo que hizo Ignacio Zaragoza en la Batalla de Puebla?

En los días previo a la Batalla de Puebla, Zaragoza no buscó cortarle el paso a los invasores, sino que optó por ‘foguear’ a sus soldados, faltos de experiencia y organización, y al mismo tiempo causarle el máximo de pérdidas al enemigo.

¿Qué frase dijo Ignacio Zaragoza en la Batalla de Puebla?

” Soldados, os habéis portado como héroes combatiendo por la Reforma. Vuestros esfuerzos han sido siempre coronados por el éxito. Hoy vais a pelear por un objeto sagrado, vais a pelear por la Patria y yo os prometo que en la presente jornada conquistaréis un día de gloria.

Vuestros enemigos son los primeros soldados del mundo, pero vosotros sois los primeros hijos de México. Soldados, leo en vuestras frentes la victoria y la fe. ¡Viva la independencia nacional! ¡Viva la patria!” Estas fueron las palabras que el General Ignacio Zaragoza se dirigió a sus tropas la madrugada del 5 de mayo de 1862; iban a pelear contra –lo que se consideraba en ese momento- el mejor ejército del mundo, pero para los mexicanos eran simplemente invasores.

Cuatro meses antes de ésta batalla, en enero de 1962 las tropas francesas, españolas y británicas invadieron México  en protesta por la suspensión de los pagos de la deuda extranjera decretada por el Presidente Benito Juárez. Los representantes de los gobiernos involucrados negociaron entre sí, logrando el mexicano que españoles y británicos desalojaran el territorio nacional.

Sin embargo el 17 de abril los franceses iniciaron su avance en nuestro país. Aunque la deuda era un elemento importante, lo esencial en esta invasión era el interés de Napoleón III en establecer un imperio en América que contuviera la expansión anglosajona e incluso invadir lo que después sería Estados Unidos y en ese momento estaban debilitados por la Guerra de Secesión.

El 5 de mayo los invasores franceses bajo el mando del general francés Charles Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez atacaron Puebla que era la última posibilidad de detener a los invasores antes de la Ciudad de México y el control del país. Puebla estaba protegida por los fuertes de Loreto y Guadalupe en los que el General Ignacio  Zaragoza tenía casi 6 000 hombres con la orden de impedir el avance francés.

El así llamado ” ejercito mexicano “, tenía sólo un tercio de militares entrenados, el resto eran reclutas y voluntarios animados por el deseo de servir al país y no ser dominados por Francia; los generales Porfirio Díaz y Zaragoza tenían sólo 32 años pero mucha experiencia en la Guerra de Reforma.

Tres veces los franceses asaltaron las posiciones mexicanas, sin lograr su objetivo y con numerosas pérdidas. Los contingentes de los generales Porfirio Díaz, Miguel Negrete , Felipe Berriozábal y  la caballería del coronel Antonio Álvarez derrotaron al muy bien entrenado y equipado ejército francés.

La soberbia y falta de visión de Lorencez que subestimó a su bien motivado enemigo fueron determinantes en la derrota como también lo fueron la estrategia y el valor de los generales mexicanos. El resultado de esta batalla alentó el ánimo de los mexicanos.

Sin embargo, Napoleón III envió 30 000 soldados más, que finalmente lograron tomar la ciudad de Puebla al siguiente año. La ciudad estuvo defendida por el general Jesús González Ortega en sustitución de Zaragoza, que murió de tifo poco después de la gran victoria.

En su honor se renombró la ciudad por “Puebla de Zaragoza”. Las comunidades latinas en los Estados Unidos celebran el Cinco de mayo con entusiasmo tal que suele confundirse con el día de la independencia.

Aunque hoy, la celebración suele un pretexto para que se sirva comida mexicana y tequila, de acuerdo con el historiador Dr. David Hayes Bautista, profesor de Universidad de California en Los Angeles, el Cinco de Mayo es una fiesta que se comenzó a celebrar desde poco después de la batalla por los latinos en California, con un significado que ha cambiado con el tiempo y que pasó de una fecha nostálgica en 1930 a una expresión de patriotismo en los cuarenta, que abrió la pauta al nacimiento del chicano power en los sesenta.

¿Quién ganó en la Batalla de Puebla?

“Soldados, se han portado como héroes combatiendo por la Reforma. Nuestros esfuerzos han sido siempre coronados por el éxito. Hoy van a pelear por un objeto sagrado, van a pelear por la Patria y yo les prometo que en la presente jornada conquistarán un día de gloria.

You might be interested:  A Que Lugares Puedo Viajar Con Pasaporte Guatemalteco?

Nuestros enemigos son los primeros soldados del mundo, pero nosotros somos los primeros hijos de México. Soldados, leo en nuestras frentes la victoria y la fe. ¡Viva la independencia nacional! ¡Viva la Patria!” – Palabras del General Ignacio Zaragoza a su ejército antes del combate La batalla de Puebla fue un combate librado el 5 de mayo de 1862 en las cercanías de la ciudad de Puebla, entre los ejércitos de la República Mexicana, bajo el mando de Ignacio Zaragoza, y del Segundo Imperio francés, dirigido por Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencez, durante la Segunda Intervención Francesa en México, cuyo resultado fue una victoria importante para los mexicanos ya que con unas fuerzas consideradas como inferiores lograron vencer a uno de los ejércitos más experimentados.

Pese a su éxito, la batalla no impidió la invasión del país, aunque sí que sería la primera batalla de una guerra que finalmente México ganaría. A pesar de la derrota en la Segunda Batalla de Puebla, el primer enfrentamiento siempre será recordado como una muestra de coraje y patriotismo, de gran técnica militar y una pericia para sortear las desventajas en el campo de batalla. La deuda era de 80 millones de pesos:

  • 69 millones para los ingleses
  • 9 millones para los españoles
  • y 2 millones para Francia

El 17 de julio de 1861, el presidente Benito Juárez declaró una moratoria de dos años en el pago de deudas a prestamistas extranjeros, pero la Alianza Tripartita amenazó con invadir el país si no se saldaban por completo las deudas con los tres países europeos. Juárez respondió con un exhorto para lograr un arreglo amistoso. España e Inglaterra lograron negociar por la vía diplomática los términos de pago de la deuda, pero cuando aún se realizaban las negociaciones, llegó a Veracruz un contingente militar francés bajo el mando de Charles Ferdinand Latrille, para luego atacar la ciudad de Puebla, nada menos que con 6 mil tropas francesas.

En honor al general Ignacio Zaragoza, Benito Juárez renombró la ciudad como “Puebla de Zaragoza”. Con Benito Juárez como presidente, en 1861, México se declara financieramente en ruinas y tiene deudas enormes que los conservadores contrataron con banqueros europeos para pagar la  Guerra de Reforma  (1857).

El presidente Juárez sabía que había una guerra inminente y se organizó para proteger la Ciudad de México y ordenando la fortificación de Puebla. Creo también al Ejército de Oriente, designando al mando algeneral Ignacio Zaragoza. El ejército mexicano contaba apenas 2 mil hombres, entre los que había unos pocos soldados y una gran cantidad de indígenas y guerreros de ascendencia mixta, dispuestos a dar todo por su suelo.

  1. Ampliamente superados, sin preparación alguna y con una escasa administración, los combatientes mexicanos se dirigieron al frente de batalla;
  2. La Batalla de Puebla se libró del medio día hasta las cinco de la tarde, con un desastroso saldo final para el bando francés, que acabó con 476 muertos y 345 heridos;

En cambio el ejército mexicano solo tuvo 83 bajas, 131 heridos y 21 desaparecidos. Los franceses regresarían al siguiente año, con lo que se libró una segunda batalla en Puebla en la que se enfrentaron 35 000 franceses contra 29 000 mexicanos (defensa que duró 62 días) y lograrían avanzar hasta la Ciudad de México, lo que permitió establecer el Segundo Imperio Mexicano.

¿Quién protagonizo la Batalla de Puebla?

El 5 de mayo de 1862, día de la Batalla de Puebla, los contendientes fueron los ejércitos de la república mexicana, comandados por Ignacio Zaragoza, y el ejército francés, liderado por Charles Ferdinand Latrille, conde de Lorencez.

¿Qué le dijo Zaragoza a Benito Juárez?

‘Las armas mexicanas se han cubierto de gloria’, decía el telegrama que Ignacio Zaragoza envió a Benito Juárez anunciando la victoria de las tropas mexicanas sobre el poderoso ejército francés en Puebla, el 5 de mayo de 1862.

¿Qué dijo Zaragoza el 5 de mayo?

El 5 de mayo de 1862, el Ejército de Oriente al mando del general Ignacio Zaragoza , se vistió de gloria al vencer a los zuavos franceses, el ejército mejor preparado de la época, y los héroes de la Batalla de Puebla , inmortalizaron algunas frases célebres que te compartimos a continuación.

Durante la madrugada del 5 de mayo de 1862, el general Ignacio Zaragoza, se dirigió a sus tropas y los arengó con las siguientes palabras: Vuestros enemigos son los primeros soldados del mundo, pero vosotros sois los primeros hijos de México.

Soldados, leo en vuestras frentes la victoria y la fe. ¡Viva la independencia nacional! ¡Viva la patria!” Por la tarde de aquel día, el informe que el general Ignacio Zaragoza rindió sobre la Batalla de Puebla al Secretario de Guerra Miguel Blanco Múzquiz fue breve y significativo.

  1. “Las armas nacionales se han cubierto de gloria;
  2. Las tropas francesas se portaron con valor en el combate y su jefe con torpeza”;
  3. La frase que escribió Ignacio Zaragoza se convirtió en parte de la historia del 5 de mayo;

Durante la Segunda Intervención Francesa en México, Miguel Negrete hizo a un lado su ideología conservadora y participó en la defensa del territorio mexicano, ante el avance de las tropas francesas hacia el centro de México, Negrete reaccionó y se puso de parte del bando liberal con su célebre frase: “Yo tengo Patria antes que Partido” Charles Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez , fue el general que lideró al ejército francés en la Batalla de Puebla, bajo las órdenes del emperador de Francia, Napoleón III, en 1862.

¿Cuáles fueron las consecuencias de la Batalla de Puebla?

Consecuencias – Entre las consecuencias de la batalla de Puebla se pueden mencionar las siguientes:

  • La muerte de aproximadamente 500 militares franceses y unos 100 mexicanos.
  • La retirada del ejército expedicionario francés hacia Veracruz. Allí esperó refuerzos, con los cuales pudo retomar la ofensiva en marzo de 1863.
  • La muerte del general Zaragoza , que contrajo tifus tres días después de su victoria.
  • La caída en desgracia de Lorencez , que Napoleón III reemplazó por el general Frédéric Forey.

¿Que se gano en la Batalla de Puebla?

¿Qué sucedió en la batalla de Puebla del 5 de mayo? – Antes del glorioso 5 de mayo, en abril de 1862, las tropas francesas marchaban hacia la Ciudad de México. El ejército francesas estaban integrado por 6 mil hombres y era comandado por Charles Ferdinand , también conocido como el Conde de Lorencez.

Las tropas mexicanas estaban constituidas por alrededos de 5 mil hombres, casi todos soldados recién reclutados, y comandadas por el célebre general Ignacio Zaragoza. Ambos ejércitos se enfrentaron en Acutzingo (límites de Veracruz y Puebla).

En esta batalla, el ejército francés derrotó al ejército mexicano. Pero aquí no terminó el conflicto. El 5 de mayo de 1861 a las nueve de la mañana inició la Batalla de Puebla con el sonido de un cañón mexicano. Las tropas mexicanas no solo tuvieron que luchar con el ejército francés, sino también contra las de Leonardo Márquez, un militar mexicano también conocido como el tigre de Tacubaya, que estaba a favor de la invasión francesa.

¿Cuántas personas murieron en la Batalla de Puebla?

Consecuencias – Mientras se libraba la batalla, en el Palacio Nacional y en Ciudad de México en general se vivía un ambiente de tensa espera. Lo último que se sabía de Puebla era el telegrama enviado por Zaragoza hacia las 12:30 del día, en el que avisaba que el fuego de artillería de ambos lados había iniciado.

Luego, silencio. Ante la incertidumbre, el gobierno había hecho salir precipitadamente al general Florencio Antillón al mando de los Batallones de Guanajuato, quedando como guardianes de la capital sólo 2,000 hombres del Regimiento de Coraceros Capitalinos y algunos centenares de milicianos pobremente armados.

Si las tropas guanajuatenses se perdían, la capital quedaría desprotegida. A las 4:15 de la tarde finalmente se recibieron noticias:. Sobre el campo a las dos y media. — Dos horas y media nos hemos batido. El enemigo ha arrojado multitud de granadas. — Sus columnas sobre el cerro de Loreto y Guadalupe han sido rechazadas y seguramente atacó con cuatro mil hombres.

Todo su impulso fue sobre el cerro. — En este momento se retiran las columnas y nuestras fuerzas avanzan sobre ellas. Comienza un fuerte aguacero. — I. Zaragoza [ 7 ] ​ Zaragoza envió más tarde otro telegrama en el que dijo que los franceses habían iniciado la retirada hacia Amozoc, pero sin mencionar el resultado final de la batalla.

Finalmente, a las 5:49 de la tarde se recibió otro parte, dirigido al ministro de Guerra, que causó júbilo (y un gran alivio) en Palacio Nacional:. Las armas del Supremo Gobierno se han cubierto de gloria: el enemigo ha hecho esfuerzos supremos por apoderarse del Cerro de Guadalupe, que atacó por el oriente de izquierda y derecha durante tres horas: fue rechazado tres veces en completa dispersión y en estos momentos está formado en batalla, fuerte de más de 4,000 hombres, frente al cerro de Guadalupe, fuera de tiro.

No lo bato, como desearía, porque el Gobierno sabe (que) no tengo para ello fuerza bastante. Calculo la pérdida del enemigo, que llegó hasta los fosos de Guadalupe en su ataque, en 600 o 700 entre muertos y heridos; 400 habremos tenido nosotros.

Sírvase vd. dar cuenta de este parte al C. Presidente. — I. Zaragoza [ 10 ] ​ Dos horas después de haber sido remitido el parte anterior a la Secretaría de Guerra, el presidente de la República recibía el siguiente:. Señor Presidente. -Estoy muy contento con el comportamiento de mis generales y soldados.

Todos se han portado bien. —Los franceses han llevado una lección muy severa; pero en obsequio de la verdad diré: que se han batido como bravos, muriendo una gran parte de ellos en los fosos de las trincheras de Guadalupe.

Sea para bien, Sr. Presidente. Deseo que nuestra querida Patria, hoy tan desgraciada, sea feliz y respetada de todas las Naciones. — I. Zaragoza [ 10 ] ​ El saldo final de bajas de la batalla fue de 476 para el cuerpo expedicionario francés: 172 muertos o desaparecidos y 304 heridos; así como 83 muertos, cerca de 132 heridos y 12 desaparecidos para el Ejército de Oriente.

  1. [ 1 ] ​ A las 7 de la noche del día 6 de mayo arribaron a Puebla el general Antillón y sus tropas; Zaragoza esperaba un nuevo ataque de Lorencez, pero este, el día 8 de mayo, dispuso la retirada hasta San Agustín del Palmar, siendo “saludado” por la artillería republicana y la Banda de Guerra de los Carabineros, quienes tocaron “Escape”;
You might be interested:  Que Países Puedo Viajar Sin Visa?

El 5 de septiembre de 1862, todavía acuartelado en Puebla, el general Zaragoza contrajo tifo y falleció tres días después. [ 11 ] ​ Lo sustituyó en el mando del Ejército de Oriente el general Jesús González Ortega , quien se encargaría de la defensa de la ciudad ya que se esperaba el regreso de los franceses, reagrupados y con refuerzos, lo cual sucedió en marzo del siguiente año.

Los historiadores concuerdan en señalar el talento de Zaragoza como organizador y motivador de sus tropas. Antes de la batalla, las arengó diciéndoles que si bien los franceses eran considerados “los primeros soldados del mundo”, ellos eran “los primeros hijos de México”, lo cual tuvo tal efecto en la moral de sus soldados que su determinación por defender la plaza ante los invasores compensó sus carencias materiales y de disciplina.

Además, no temió tomar decisiones arriesgadas, como prescindir de los 2000 efectivos que O’Horan se llevó para batir a Leonardo Márquez, y en el curso de la batalla actuó con serenidad y efectividad. Se le considera héroe nacional y en su honor, tiempo después, Juárez renombró a la ciudad como Heroica Puebla de Zaragoza.

  1. Cabe atribuir parte de la responsabilidad en el resultado de la batalla a Lorencez, por decidir lanzarse en primer lugar contra Loreto y Guadalupe en lugar de ir sobre la ciudad;
  2. Esta acción no carece de sentido si se toma en cuenta que el general francés se encontraba confiado en la victoria por lo que había sucedido en las Cumbres, además de que bajo la lógica militar de su tiempo, primero había que atacar al enemigo en sus posiciones más fuertes;

En todo caso, ensoberbecido por la superioridad per se de los franceses, no contó con la férrea resistencia mexicana y cometió yerros garrafales: así, por ejemplo, fue famosa su orden de colocar sus cañones en batería a dos kilómetros y medio de las fortificaciones poblanas, lo cual fue calificado por el propio Napoleón III como un disparate [ 12 ] ​ ya que las balas llegaban a sus blancos, pero sin fuerza.

El conde fue repatriado y lo sustituyó Frédéric Forey en el mando de las tropas expedicionarias. Cuando en Francia se supo la derrota del ejército francés, originó dolor, histeria y llanto, más aún cuando llegaron las historias de que los indígenas zacapoaxtlas (que en realidad se trataba del sexto Batallón de Guardia Nacional del Estado de Puebla [ 13 ] ​) habían atacado con machetes, arma desconocida en Europa, y se comían los cadáveres.

El resto de Europa, con incredulidad, sorpresa y asombro, comentaban como el ejército francés, invicto desde la Batalla de Waterloo en 1815, había sido derrotado en México, un ejército considerado el mejor del mundo, el vencedor en la conquista de Argelia y de la Indochina francesa (hoy Vietnam), había sido derrotado por un país tropical, utilizando tácticas de guerra poco utilizada en Europa, como era la Guerra de Guerrillas.

¿Cuánto tiempo dura la Batalla de Puebla?

C omo consecuencia de la dictadura santanista y la Guerra de Tres Años , la República Mexicana se encontraba en bancarrota y se declaró en suspensión de pagos respecto de su deuda externa. En respuesta a tal medida económica, tres países acreedores formaron una alianza denominada la Convención de Londres para presionar a México a cubrir sus adeudos.

Entre diciembre de 1861 y enero de 1862 las flotas armadas de España, Francia e Inglaterra, desembarcaron en Veracruz para ocupar las aduanas, presionar al gobierno mexicano y recuperar sus capitales. Los representantes de España e Inglaterra, el general Juan Prim y el embajador Charles Wyke , aceptaron negociar y llegar a un entendimiento con el ministro del exterior Manuel Doblado por lo que reembarcaron sus tropas y regresaron a sus países; no así el francés que exigió el pago inmediato de la deuda y Charles Ferdinand Latrille Conde de Lorencez siguiendo la consigna de Napoleón III , continuó con los planes de establecer una monarquía en México.

Esto provocó la ruptura de la alianza tripartita y el incumplimiento de los ‘ Tratados preliminares de La Soledad ‘; con lo que da inicio al conflicto armado entre México y Francia siendo el 19 de abril de 1862 cuando se realizan los primeros disparos en El Fortín en Veracruz.

  1. Los franceses y mexicanos conservadores establecieron un simulacro de gobierno en Orizaba, Veracruz  encabezado por el general Juan Nepomuceno Almonte para que los representara;
  2. En respuesta, Benito Juárez expidió un decreto declarando traidores a los mexicanos que colaboraran con los franceses e hizo un llamado a tomar las armas, autorizando a los gobernadores de los estados a realizar acciones al respecto y les pidió que enviaran contingentes militares con los que formó el Ejército de Oriente , logrando reunir cerca de 10 mil hombres, cuyos grupos cargaron sus propias insignias y pertrechos hasta Puebla para fortificarla;

Antes del enfrentamiento, Lorencez escribía cartas al ministro de la Guerra en las que expresaba lleno de soberbia, el complejo de superioridad de los europeos, con  frases como: ” Tenemos sobre los mexicanos tal superioridad de raza, organización, disciplina, moralidad y elevación de sentimientos, que os ruego digáis al emperador que a partir de este momento, y a la cabeza de seis mil soldados, soy el amo de México “.

Con 4,000 hombres, el general Ignacio Zaragoza concentró sus fuerzas en Puebla para su defensa, ordenando que se levantaran barricadas en las calles y resguardándose en tres cerros que rodean la ciudad con los fuertes de San Juan, Guadalupe y Loreto.

El Ejército de Oriente, estaba dirigido por los generales Miguel Negrete , Felipe Berriozabal , Porfirio Díaz , Francisco Lamadrid , Santiago Tapia , Antonio Álvarez , Antonio Carbajal y Tomás O’Horán ; siendo Negrete quien, al mando de 1,200 soldados, defendería los fuertes, y quien llevó el peso de la batalla, auxiliado por los demás generales, dirigidos por el general Zaragoza.

  • Por su parte, el ejército francés compuesto de los famosos zuavos – soldados de la infantería de marina, fusileros y cazadores – al mando del conde de Lorencez salieron de Amozoc hacia Puebla la mañana del 5 de mayo de 1862 donde tuvo lugar el histórico combate en el que el ejército republicano venció a los soldados imperialistas;

La batalla comenzó después de las once de la mañana, con la acometida del ejército francés al fuerte de Guadalupe defendido por Negrete; inmediato al ataque es socorrido por la brigada de Berriozabal. Zaragoza auxiliaba las acciones, apoyado por la brigada de Lamadrid a la izquierda y la división de Díaz a la derecha, apoyados por la caballería.

Después de tres intentos de apoderarse del cerro de Guadalupe, no pudieron contra el ejército mexicano, ni contra el terreno y la tormenta que se desató acompañada de granizo, obligando al ejército francés a retirarse bajo una “lluvia de fuego y agua”.

Primero besaron el polvo, después el lodo de los campos de Puebla. Además, cuenta la tradición que sobresalieron en la lucha los chinacos, diestros jinetes que dominaban la lanza, el sable y el machete; así como los zacapoaxtlas, que iban a pie y peleaban con machete.

La batalla duró más de cuatro horas y, a las 05:49 de la tarde, el general Ignacio Zaragoza, envía vía telegráfica al presidente Juárez, las siguientes palabras: ” las armas del supremo gobierno se han cubierto de gloria.

” y en el parte de hechos agregó después: ” El ejército francés se ha batido con mucha bizarría; su general en jefe se ha portado con torpeza en el ataque “. Zaragoza calculó las bajas del enemigo en más de mil, entre muertos y heridos, además de ocho prisioneros, y 400 de parte de los connacionales.

Pero justo cuando más necesitaban al general Zaragoza, enfermó gravemente de tifo y el 8 de septiembre del mismo año murió en la ciudad de Puebla, siendo sustituido por el general Jesús González Ortega al mando del Ejército de Oriente, que se preparaba para seguir resistiendo el avance de los franceses.

Puebla fue sitiada un año después y tras dos meses se rindió el 17 de mayo de 1863. Ante tal noticia, el presidente Juárez abandona la Ciudad de México y se traslada a San Luis Potosí. Las fuerzas franco-mexicanas entraron a México el 10 de junio, al mando del general Elías Frédéric Forey , enviado por Napoleón III con tropas de refuerzo y para sustituir a Lorencez.

¿Que se logro en la Batalla de Puebla?

“Soldados, os habéis portado como héroes combatiendo por la Reforma. Vuestros esfuerzos han sido siempre coronados por el éxito. Hoy vais a pelear por un objeto sagrado, vais a pelear por la Patria y yo os prometo que en la presente jornada conquistaréis un día de gloria.

Vuestros enemigos son los primeros soldados del mundo, pero vosotros sois los primeros hijos de México. Soldados, leo en vuestras frentes la victoria y la fe. ¡Viva la independencia nacional! ¡Viva la patria!” Ignacio Zaragoza Comandante militar La Batalla de Puebla fue un combate por la defensa de la soberanía y de la dignidad del pueblo de México, librado el 5 de mayo de 1862 en las cercanías de la ciudad de Puebla, durante la segunda invasión francesa a México.

El pueblo mexicano se enfrentó valientemente, bajo el mando del General Ignacio Zaragoza, al ejército profesional del Segundo Imperio francés, dirigido por Charles Ferdinand Latrille. El resultado fue la victoria contundente de los mexicanos. Este hecho se convirtió en símbolo de soberanía e independencia nacional, contribuye a la construcción de la identidad del pueblo mexicano y hasta la actualidad significa libertad, autonomía e independencia, y fortalece el nacionalismo de la población mexicana en el territorio nacional y en el extranjero.

  • Es significativo que el 5 de mayo se puede señalar como la principal celebración que conmemora la población mexicana en los Estado Unidos de América, siendo confundida incluso por el día de la Independencia, a la cual también le han sumado la celebración del Día del Orgullo Latino;
You might be interested:  A Que Edad Pueden Viajar Los Niños En El Asiento Delantero En Mexico 2018?

En la Batalla del 5 de mayo el mando francés concentró su esfuerzo en el Fuerte de Guadalupe, por lo que lanzó un primer embate a este punto. A pesar de la superioridad en armamento de las fuerzas de Lorencez, y el apoyo de militares del bando conservador mexicano, estos fueron detenidas por las tropas nacionales.

El ataque francés hacia el Fuerte de Guadalupe se repitió dos veces más, sin embargo, los soldados mexicanos lograron rechazarlos en ambas ocasiones y provocar con ello la retirada francesa [1]. Este conflicto armado surgió como consecuencia de la grave crisis que dejo la Guerra de Reforma, guerra civil que aconteció en México del año de 1858 a 1861, librada entre conservadores y liberales, éstos últimos liderados por Benito Juárez, lograron sobreponerse y triunfar, haciendo valer la legalidad llegan a la presidencia instaurando las Leyes de Reforma, que incluían la separación de la Iglesia y el Estado, la nacionalización de los bienes eclesiásticos y la libertad de cultos.

Sin embargo, los estragos de la guerra y la negativa de los conservadores y la iglesia de apoyar la reconstrucción económica del país, así como de otorgar préstamos al gobierno liberal, llevo al gobierno de Benito Juárez en julio de 1861 a solicitar un plazo de dos años para el pago de deudas originada entre liberales y conservadores, situación que fue rechazada por Francia, Inglaterra y España firmando la Convención de Londres donde acordaron enviar militares a México.

Ante dichas amenazas, Juárez invitó a resolver la situación mediante un diálogo diplomático entre las naciones, y el entonces Secretario de relaciones Exteriores Manuel Doblado logro que tanto España como Inglaterra se desistieran del pacto de guerra, asentando los acuerdos en los Tratados de La Soledad, donde el gobierno mexicano se comprometió a realizar los pagos correspondientes.

Sin embargo, el gobierno francés con su afán expansionista aprovechando la delicada situación en la que se encontraba el país no cumplió con lo pactado y comenzó una invasión armada en México. En abril de 1862, con el apoyo del bando de los conservadores mexicanos, los franceses emprendieron, desde Córdoba, Veracruz, la campaña militar hacia el centro de la República.

La primera batalla importante donde el ejército mexicano venció tuvo lugar el 28 de abril en las Cumbres de Acultzingo, Veracruz, el siguiente lugar en la ruta a la capital era la ciudad de Puebla [2].

El Ejército francés contaba con soldados experimentados. Ante la amenaza de una intervención armada, el Presidente Juárez dispuso la organización de las Guardias Nacionales y del Cuerpo del Ejército de Oriente, comandado entonces por el General Ignacio Zaragoza, quien decidió concentrar sus fuerzas en la Ciudad de Puebla y ponerla en estado de defensa, con el objetivo de enfrentar en ese lugar a las fuerzas invasoras.

  • Es en este momento donde encontramos que a las 9 de la mañana del 5 de mayo de 1862, con el disparo de un cañón mexicano dio inicio una de las jornadas más gloriosas que registran la historia de México;

Francia concentró su esfuerzo en el Fuerte de Guadalupe y lanzó un primer embate a este punto. A pesar de la superioridad en armamento de las fuerzas del francés Lorencez, estas fueron detenidas por las tropas mexicanas. El ataque francés hacia el Fuerte de Guadalupe se repitió dos veces más, sin embargo, los soldados mexicanos lograron rechazarlos en ambas ocasiones y provocar con ello la retirada francesa [3].

  • La primera carga de los franceses fue detenida por los indígenas voluntarios, originarios de Tetela del Río, hoy Tetela de Ocampo, que conformaban el grueso del batallón con 115 hombres, que junto con el coronel Juan Nepomuceno Méndez, fue el primer cuerpo del Ejército de Oriente en hacer frente a los franceses;

El General Zaragoza dispuso que la brigada de Porfirio Díaz constituida por los Batallones de Guardia Nacional de Oaxaca, Guerrero y Morelos cubrieron el acceso a la ciudad por el camino de Veracruz. Los generales Felipe Benicio Berriozábal, Francisco Lamadrid y Antonio Álvarez comandaron la defensa del flanco derecho del fuerte de Guadalupe con las tropas del Estado de México y San Luis Potosí; el lado izquierdo, en el cerro de Acueyametepec ubicado en el norte de la ciudad y en cuya cumbre se ubicaban los Fuertes de Loreto y Guadalupe, con el general Miguel Negrete a la cabeza de la Segunda División de Infantería, el resto de artillería con el general Santiago Tapia dentro de Puebla, además del Gral.

Ignacio Mejía, el coronel José Solís, entre otros. Estos militares mexicanos junto con grupos voluntarios de poblaciones indígenas como los zacapoaxtlas, xochiapulcos, y los tetelenses, entre otros que, con machetes, y sin entrenamiento, pero con bravura y patriotismo, jugaron un papel importante en la derrota de los franceses en la batalla de Puebla, entre otros muchos héroes célebres y desconocidos; que mostraron su visión libertaria a diferencia de la élite conservadora como Leonardo Márquez “El carnicero de Tacubaya”, Almonte y Antonio de Haro y Tamariz, entre otros que acompañaban a los franceses a luchar en contra del ejército republicano de México.

Tampoco se puede olvidar la patriótica acción de aquellos que haciendo a un lado sus diferencias políticas lucharon por la Republica como fue el caso del general conservador Miguel Negrete, quien abandonó al partido conservador y se puso a disposición de Zaragoza con la siguiente frase: “Yo tengo patria antes que partido” EL presidente Benito Juárez durante toda la batalla estuvo informado de la situación a través de telegramas, -servicio que había sido instalado en México desde 1851-.

[4]. Mientras se libraba la batalla, en el Palacio Nacional y en la Ciudad de México en general se vivía un ambiente de tensa espera. Lo último que se sabía de Puebla fue el telegrama enviado por Zaragoza hacia las 12:30 del día, en el que avisaba que el fuego de artillería de ambos lados había iniciado, y luego silencio, hasta las 4:15 de la tarde finalmente se recibieron noticias y a las 5:49 de la tarde se recibió otro parte, dirigido al ministro de Guerra, que causó tranquilidad y se recibió con júbilo el aviso del retiro del ejército francés: “.

Las armas del Supremo Gobierno se han cubierto de gloria: el enemigo ha hecho esfuerzos supremos por apoderarse del Cerro de Guadalupe, que atacó por el oriente de izquierda y derecha durante tres horas: fue rechazado tres veces en completa dispersión y en estos momentos está formado en batalla, fuerte de más de 4,000 hombres, frente al cerro de Guadalupe, fuera de tiro.

No lo bato, como desearía, porque el Gobierno sabe (que) no tengo para ello fuerza bastante. Calculo la pérdida del enemigo, que llegó hasta los fosos de Guadalupe en su ataque, en 600 o 700 entre muertos y heridos; 400 habremos tenido nosotros.

Sírvase vd. dar cuenta de este parte al C. Presidente. — I. Zaragoza [5]. El triunfo significó para los mexicanos, la consecución de un éxito logrado pese a las divisiones de la sociedad, las condiciones desfavorables de inferioridad numérica y armamento ante el que se consideraba en esos momentos el mejor ejército del mundo, la moral caída por eventos anteriores, y la traición de algunos sectores de las élites y de la clase política conservadora que mostraban, simpatía y apoyo hacia los invasores.

Sin embargo, se sobrepusieron y, los republicanos respondieron con celeridad a las situaciones que la batalla les planteaba y supieron sacar ventaja de los errores de los franceses. La Batalla de Puebla fue un importante triunfo para México, pues retrasó durante un año el avance del invasor y permitió al gobierno mexicano preparar la defensa de la ciudad.

De igual manera el arrojo, valentía y patriotismo mostrado por los hombres comandados por el General Zaragoza hicieron que este hecho de armas sea un símbolo de defensa de la soberanía e independencia de nuestra nación.

¿Cuáles fueron las consecuencias de la Batalla del 5 de mayo?

¿Qué ocurrió en la Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862?

La Guerra de Reforma trajo consecuencias severas para la nación mexicana, una de ellas fue la crisis económica que orilló al Presidente Juárez a suspender el pago de las deudas contraídas con otros países. Afectados sus intereses Francia, Inglaterra y España enviaron tropas a las costas mexicanas; no obstante, debido a las negociaciones diplomáticas y a la firma de los Tratados de La Soledad, el gobierno mexicano se comprometió a realizar los pagos correspondientes.

  1. Por ello Inglaterra y España abandonaron el territorio nacional, sin embargo el gobierno francés no cumplió con lo pactado en los citados tratados y comenzaron una intervención armada en México;
  2. El avance de las fuerzas francesas comandas por el General Charles Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez, provocó la movilización de las tropas mexicanas;

El General Ignacio Zaragoza quien ostentaba el cargo de General en Jefe del Ejército de Oriente, decidió concentrar sus fuerzas en la Ciudad de Puebla y ponerla en estado de defensa, con el objetivo de enfrentar en ese lugar a las fuerzas invasoras. A las 9 de la mañana del 5 de mayo de 1862, con el disparo de un cañón mexicano dio inicio una de las jornadas más gloriosas que registran nuestra historia patria.

El mando francés concentró su esfuerzo en el Fuerte de Guadalupe, por lo que lanzó un primer embate a este punto. A pesar de la superioridad en armamento de las fuerzas de Lorencez, estas fueron detenidas por las tropas nacionales.

El ataque francés hacia el Fuerte de Guadalupe se repitió dos veces más, sin embargo los soldados mexicanos lograron rechazarlos en ambas ocasiones y provocar con ello la retirada francesa. El arrojo, valentía y patriotismo mostrado por los hombres comandados por el General Zaragoza hicieron que este hecho de armas sea un símbolo de defensa de la soberanía e independencia de nuestra nación.