Smart Fish, pesca sustentable para salvar los mares

Browse By

Viko Rodríguez

Ante la enorme crisis en los mares mexicanos – y en todos los océanos del mundo- causados por la sobrepesca, proyectos como el de Smart Fish ofrecen una alternativa de pesca sustentable que trae beneficios tanto al pescador como el consumidor.

En la tienda de Smart Fish de Condesa, ubicada en la calle Amsterdam #26, el cliente puede comprar jurel de la mejor calidad. Una lonjita de 200 gramos empacada al vacío. En una lectura rápida de la etiqueta puedes corroborar que, efectivamente, es un filete de jurel (Seriola lalandi), pescado con línea y anzuelo de pescadores de Guaymas, Sonora. Sin pesca incidental y con certificación Fishery Progress (FIP). Este filete empoderó no solamente a una comunidad de pescadores regidas por prácticas de pesca sustentable, también empoderó al consumidor.

Relación poderosa

Esta relación entre consumidor y pescador es sumamente poderosa, y es justamente la que busca fortalecer Smart Fish. Para enderezar la relación entre el mar y el consumidor, Smart Fish opera desde dos frentes: la asociación civil y la tienda. La asociación fue la primera en nadar; su misión es atender la grave problemática de la pesca en los mares mexicanos. Donde las heridas no solamente se encuentran en los ecosistemas marinos debido a la sobrepesca, sino también en los pescadores que reciben un pago paupérrimo por su producto.

Existe un enorme problema en la relación con el pescador. Ellos afuera, en el mar, sacrifican el buen manejo del producto en aras de obtener mayor volumen, la única forma de hacer financiera viable las salidas. Un mal manejo del producto significa mala calidad del mismo, dando como resultado un mayor castigo en el precio. Están atrapados en un círculo vicioso, al cual se suma el daño colateral al ecosistema marino.

Bajo su lema “Rescate de valor”, comenzaron a trabajar junto a pescadores para mejorar sus técnicas de pesca y prácticas de manejo. Lograron converger dos ideas: pesca sustentable y mayores utilidades. Poco a poco fueron ganándose aliados convencidos de que pescar de manera sustentable era una opción que les permitiría obtener hasta 100% más por su capturas.

Una cadena de valor

Javier Van Cauwelaert, director ejecutivo de la Comercializadora Smart Fish, explica la importancia de que el pescador obtenga un precio justo por un pescado de buena calidad. Nace una motivación real en ellos por mejorar sus artes de pesca, por tratar mejor el producto. Pero había todavía una pieza faltante en esta cadena. La gran mayoría de los intermediarios no valoran el trabajo de los pescadores que regresan del mar con menos cantidad pero de mayor calidad. Es justo por esta necesidad que nace la comercializadora Smart Fish.

El proyecto opera con una política de libros abiertos con los pescadores. Los números son visibles, buscando fortalecer los lazos de confianza entre las partes. Y con una regla máxima e inamovible: trabajar únicamente con pesca sustentable y legal. Actualmente trabajan con 4 cooperativas en México, donde todas ellas cuentan con una serie de certificados como Fair Trade, Marine Stewardship Council (MSC), Aquaculture Stewardship Council (ASC) o Best Aquaculture Practices (BAP).

Desde las sucursales en Altavista y Condesa, Smart Fish sigue trabajando para ofrecer el mejor producto de mar obtenido con las mejores prácticas ambientales y de comercio justo. Al final, queda la decisión del cliente, uno que con mayor información tiene el poder de hacer grandes cambios.