La durabilidad la ropa depende de los materiales de fabricación

Browse By

Actualmente los consumidores se han vuelto más selectivos sobre la ropa y no exactamente refiriéndose a la moda sino a la calidad de la prenda (el tejido, la confección, el fabricante) debido a que son características primordiales para asegurar un producto bueno.

La industria textil enfrentará las más feroces competencias con la entrada en vigor del nuevo Acuerdo de Asociación Transpacífico, pues sé tendrá que defender el mercado con países cuya competitividad es mucho mayor, como Malasia y Vietnam, por lo que urge reforzar la calidad nacional al menor costo y con la mejor calidad posible.

La ropa no tiene una fecha exacta de caducidad, aunque sí aproximada. ¿Cuánto debería durarnos? En ningún momento se puede dar una muerte prematura (en los seis meses posteriores a la compra), aunque si se decide a hacer uso de derechos como consumidor las prendas deberían mantenerse ’sanas y salvas’ por lo menos dos años. A partir de ese momento dependerá de la calidad de la tela y especialmente del cuidado que se le dé.

Es en este espacio donde SGS México, empresa especializada en la certificación de calidad, ofrece a los empresarios del sector textil, sus servicios a través de pruebas de laboratorio que permitan comparar que las cualidades de la ropa cumplan con los estándares de calidad de la maquiladora y así los empresarios puedan ofrecer productos de alta durabilidad.

“La calidad de la ropa puede marcar la diferencia entre mantener un cliente o perder un contrato millonario, especialmente en un contexto de alta competitividad, donde los países del sureste asiático ofrecen mejores precios con una calidad similar”, detalló Lillian Peregrina, Directora de Costumer Retail en SGS México.

Dentro de las pruebas se incluyen el contenido de fibra, es decir los porcentajes de cada tipo de tela presente en las prendas; la estabilidad dimensional, es decir cómo reacciona el material después de lavarlo –si se encoge, alarga, cambia de color, entre otras–. También se incluyen pruebas de fuerza para conocer la resistencia que tiene la tela, las costuras o qué tan fácil se desprende un botón.

La especialista de SGS recomendó realizar las pruebas sobre muestras de tela, antes que realizarlas sobre el producto terminado, pues cuando ya se terminó de elaborar se pueden detectar fallas que se pudieron corregir en el proceso de manufactura, antes de concluir un lote, mismo que quedará inservible.

Normas por cumplir

SGS México ayuda a los empresarios a cumplir con la NOM-004-SCFI-2006, que establece la información que deben tener las etiquetas de todas las prendas de vestir para que se puedan comercializar en el mercado mexicano, puntualizó Peregrina.

A nivel nacional, las empresas deben integrar información sobre el importador o fabricante, qué tipo de tela contiene el producto, país de origen, instrucciones de cuidado, tallas y dimensiones, así como la marca.

Sin embargo, las reglas no son iguales en Estados Unidos, pues en ese país, además de esta información, la normatividad exige incluir una lista de advertencias sobre las acciones que pueden dañar las prendas de vestir.  Pero si se ponen advertencias que no dañan el producto el fabricante o importador pueden ser penalizados.

En este sentido, SGS México también brinda asesoría a los emprendedores que busquen ingresar a nuevos mercados, al detallar los requisitos que debe cumplir para vender sus productos en otras latitudes y así ofrecer productos de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *