Hot Wheels se inspira en Star Wars para esta “nave”

El one-off , diseñado por Dmitriy Shakmatov, fue construido a una escala de 1:64 (Mattel)

Del juguete a la vida. De la ciencia ficción a la realidad. Los autos se convirtieron en recreaciones emotivas, obras inspiradoras, producciones tributo, construcciones homenaje. Rediseñar objetos sobre un formato de vigencia y fijación popular como los autos se volvió una manifestación de gratitud. En esta línea, Hot Wheels y Star Wars combinaron talentos para crear un X-Wing de carreras, un one-off basado en la película.

El bólido es un homenaje a la mítica nave de la trilogía original del film. El X-Wing Fighter Carship es un juguete a tamaño real inspirado en los cazas de la Alianza Rebelde, el vehículo que Luke Skywalker pilotó para destruir la “Estrella de la Muerte” o el que Poe Dameron -Spolir Alert- utilizó en “El despertar de la Fuerza” para salvar a Finn, Han y Chewie.

 El one-off , diseñado por Dmitriy Shakmatov, fue construido a una escala de 1:64 (Mattel)

Con el motivo de la celebración de la Comic-Con de San Diego, la convención internacional de cómics más importante del globo, la compañía de juguetes diseñó un modelo real a escala 1:64 de la colección Star Wars de Hot Wheels. El año pasado ya había presentado en la misma feria el auto alusivo a “Darth Vader”: para esta edición decidieron encolumnarse entre las filas del banco que lucha contra el Imperio Galáctico.

Una delicia para los geeks del mundo, para los amantes de la saga y de los autitos de juguete, que además de ser un producto para fotografías, en pista responde en altos niveles de eficiencia. Presume de un motor Ford 2.0 que eroga 175 caballos de potencia, suficientes para alcanzar 289 kilómetros por hora como velocidad punta. Sus 400 kilos de carga aerodinámica ejercidos a 260 kilómetros por hora garantizan que el juguete de tamaño y función real no se eleve del suelo.

En su interior, dispone de un motor Ford capaz de generar una potencia de 175 caballos (Mattel)
En su interior, dispone de un motor Ford capaz de generar una potencia de 175 caballos (Mattel)

El vehículo simula aprovecharse de un chasis de un Fórmula Ford y en su planilla técnica sobresalen la pinzas de freno de doble pistón y discos perforados firmados por AP y neumáticos personalizados, lisos, de competición. Quizá su característica más pintoresca sea la forma de ingreso del piloto a la estructura monoplaza del X-Wing: como un auténtico caza, por la cabina delantera.

La empresa de juguetes, propiedad de Mattel, ganó la licencia de LucasArts para diseñar modelos de coches en miniatura alusivos a la saga espacial, de igual manera que Lego. El coche que pretende emular al vehículo aéreo fue construído por Dmitriy Shakmatov, jefe de diseñadores de Hot Wheels. Un auto, una nave, una composición de ambos factores que emprende vuelo del juguete a la vida, de la ciencia ficción a la realidad.

Vía Infobae